La limpieza de los margenes de arroyos y carreteras habría reducido los daños en la costa occidental