El tiempo en Huelva
Versión para impresora


Huelva 08/01/2018.-

Después del Brexit, el Estado británico afrontará durante unos cinco años los pagos a los agricultores, ahora pagados por la UE, hasta que se establezca un nuevo sistema nacional, aseguró el pasado 4 de enero, el Secretario de Estado británico de Agricultura, Michael Gove, en un discurso sobre su visión para el futuro de la agricultura británica ante los asistentes a la Oxford Farming Conference, titulado "Farming for the next Generation".

El Reino Unido dejará de recibir ayudas de la PAC tras su retirada de la Unión Europea en marzo de 2019. Los agricultores británicos reciben casi 3.000 millones de libras esterlinas (3.340 millones de euros) al año en el marco de la Política Agrícola Común (PAC), según las cifras de la NFU. Londres quiere establecer un período transitorio, cuyas condiciones deben negociarse con Bruselas.

En su discurso, Michael Gove criticó la PAC como "injusta, ineficaz y perversa". Sin embargo, garantizó que el gobierno británico continuaría pagando subsidios durante varios años para dar a los agricultores tiempo para cambiar su modelo económico, ayudarles a hacer las inversiones necesarias y prepararse para el futuro. El Ministerio de Agricultura ha confirmado que la ayuda se mantendrá "durante unos cinco años" después de Brexit, es decir, hasta 2024.

Gove se comprometió a mantener el importe global de las subvenciones, si bien advirtió que tenía previsto revisar las modalidades de asignación. En particular, podría limitar la cantidad que los agricultores pueden recibir las ayudas. Según el Secretario de Estado, el futuro sistema de apoyo al agricultor, actualmente en desarrollo por su ministerio, reflejará mejor los esfuerzos para preservar el medio ambiente, la biodiversidad o la calidad del agua, a través de un nuevo programa, accesible a casi todos los operadores y propietarios que quieran mejorar su entorno natural, proporcionar nuevos hábitats para la vida silvestre o preservar la flora silvestre. El uso de tecnologías innovadoras o la apertura de las explotaciones agrícolas al público podría ser igualmente uno de los criterios para calcular las futuras subvenciones.

Las cuatro áreas en las que está trabajando el Departamento de Agricultura Británico para apoyar a agricultura tras el Brexit son, según adelantó Gove:
• Una política alimentaria coherente que integre las necesidades de las empresas agrícolas, otras empresas, los consumidores, la salud pública y el medio ambiente.
• Dar a los agricultores y administradores de tierras tiempo y herramientas para adaptarse al futuro, a fin de evitar un precipicio en el acantilado, pero también prepararse adecuadamente para los cambios que se avecinan.
• Un nuevo método de apoyo financiero a los agricultores que se desvíe de las "subvenciones por ineficiencia" a los fondos públicos para bienes públicos.
• Asegurar que el pensamiento del capital natural se integre en el enfoque del gobierno hacia el uso y manejo de la tierra para desarrollar un futuro verdaderamente sostenible para el campo.

La principal Organización Agraria británica, la NFU, ha acogido con satisfacción el discurso del Secretario de Estado y ha manifestado su voluntad de aportar su contribución al debate y desarrollo de la nueva política agrícola británica

Inform. al asociado

  • Modificación de la Resolución de Autorización Excepcional a base de Spirodiclofen - Araña cristalina y Aguacate
  • Autorización provisional para uso del herbicida KYLEO en producción integrada de almendro de Andalucía
  • Memoria de Actividades de ASAJA-Huelva 2017/2018
  • Productos fitosanitarios (trampa+insecticida+atrayente)
  • Vedas y períodos hábiles de caza en el territorio de la Comunidad Autónoma de Andalucía-2018